Tercera meditación

La resurrección: evidencia científica y el camino de la fe.

San Pablo, en sus innumerables viajes y encuentros con los hombres de su tiempo, anuncia, con todas las energías que tiene en su cuerpo, que Jesús Cristo es el señor y que el Padre lo levantó de los muertos, las primicias de los que murieron. Él mismo, en su kerygma, acuñó un nuevo término, típico de l’Anuncio de resurrección: ό εγειρας, o egeiras, el resurgente. El Padre Dios el que crió a Jesús: en él reside todo el poder salvador que devuelve a la vida al Hijo, a una vida interminable, a una nueva vida con la que abre el acceso a la eternidad integral, cuerpo y alma, para toda la humanidad.

 

Hay entonces un momento de eternidad divina que se has cruzado con temporalidad de la historia en la cual somos hombres y mujeres. Este momento es la resurrección, y por el hecho de que Dios mismo entró en la historia rítmica y marcada por segundos, minutos y horas, ha hecho de este momento un espacio eterno abierto en la perfección infinita de Dios: la resurrección de Jesús por lo tanto, no tiene nada que ver con el de Lázaro, o con el del hijo de la viuda de Naín, y ni siquiera con las múltiples resurrecciones reportadas en el Viejo Testamento.

Eso es un portal de gracia que se abre en la historia de los hombres, es la posibilidad de la vida eterna ya en esta tierra. Desde la comprensión de este misterio, sacramental precisamente porqué significa y se da cuenta de lo que dice, los evangelistas querían elegir la palabra con el verbo AORISTO, ηγέρθη egherte, para indicar a todas las generaciones de creyentes que nos enfrentamos a una irrupción divina en la historia, y no un hecho simple: es una explosión de gracia, un nuevo Big-Bang, que inaugura la nueva Creación de la humanidad de los cuales Jesús es El primogénito.

En este sentido, nos ayuda mucho la investigación científica que en los últimos 50 años se ha desarrollado alrededor de la Sábana Santa. Esta hoja, que tiene una historia de dos mil años hecha de innumerables vicisitudes, desapareció y reapareció a lo largo de los siglos en muchas partes del cristianismo, y hoy preciosamente guardado en la ciudad de Turín, constituye una de las mas importantes pruebas de la resurrección precisa de Jesús y en particular de singularidad de su resurrección. Soy muy consciente de la gravedad de la declaración utilizada en la línea anterior, y por eso la repito: el sagrado Sidón es una de las pruebas más importantes de la resurrección precisa de Jesús de Nazaret

"Prueba", que hace conjunción con "evidencia", es un término prestado del mundo científico, muy querido por la ciencia moderna y contemporánea, ya que solo por la presencia de evidencia repetible en diferentes contextos, cualquier ley o teoría puede ser validada. Ahora, en el caso de la Sindona Santa, esto significaría que la hoja sagrada antes mencionada constituye una prueba científica repetible y validable de l'evento de la resurrección de Jesus.

Primero de todo, tenemos que decir que, a diferencia de muchos otros hallazgos históricos, el Sudario ha sufrido un proceso inverso de análisis en su relación con los instrumentos modernos: de hecho, si es el caso de la mayoría de los Objetos dispares y testigos materiales del pasado, su análisis científico ha producido cada vez menos incertidumbre sobre su originalidad y traído a la verdad para nosotroso el significado del objeto en aquella cultura de pertenencia: pienso en todo el mundo egipcio hecho de pirámides, vasijas sagradas y entierros extraños hoy en día principalmente aclarado: en el caso de la Sábana Santa, las crecientes nociones científicas, cada vez más precisa, desde el período de posguerra hasta nuestros días, ha producido un mayor aura de incertidumbre sobre cualquier aspecto relacionado con ella. De hecho, desapareces el juicio de falsificación inicial del hallazgo. Dejame explicar.

Las primeras pruebas, muchos recordarán, encontraron el Sudario, en realidad, insuficiente, desde todos los puntos de vista, y en particular el'El análisis C-14 (carbono 14, que analiza la desintegración radiactiva de un isótopo de carbono, que tiene lugar exactamente, proporcionalmente con el tiempo) nos dio una datación medieval de la tela sagrada; desde aquí, comenzó Toda una reconstrucción destinada a demostrar cómo el embalaje de la Sábana Santa era parte de esas manifestaciones de religiosidad popular, típica medieval, por lo que no podía ir directamente a los lugares sagrados, lugares, objetos y más, se modelaban en la forma presente en Tierra Santa para revivir lo que los peregrinos visitaban. Por lo tanto, el trabajo de un falsificador. Quizás no con l'intención negativa, también teniendo en cuenta la confiancia extrema a las Escrituras: l'Hombre del sudario es Gesù de los Evangelios: simplemente, no es el hombre "usado" para que esto ocurra.

La historia pero nos mostró que no todo estaba solo al comienzo. Este fue solo el punto de partida de una historia que sorprendió a la comunidad año tras año, descubriendo completamente todas las pruebas racionales inicialmente irrefutables: el C-14 pronto fue declarado poco confiable ya que la conservación de la Sábana Santa, a menudo utilizada como un paño sagrado para celebrar y sujeto a innumerables incendios, no podía constituir un factor de seguridad en citas; La análisis de los pólenes presentes en la hoja nos convenció aún más de la incapacidad de lo falso desde que acepté l'hipótesis de una creación de escritorio, debemos suponer que el falsificador ha recolectado polen típico de Tierra Santa, y de alguna manera extraña los ha colocado por dentro de la hoja. Francamente, no sé cuál de las dos eventualidades es lo mas increíble.

Otra característica, absurda vista desde el lado científico, es que el hombre de la Sábana Santa acerca a sus ojos algunas monedas, como se usaba en ese momento, también para evitar que los ojos se abran durante la preservación del cuerpo, monedas que llevan la efigie de Tiberio, emperador romano en la época de Jesús, y un signo muy particular: es un "dilepton lituus" de tipo inverso, emitido, en el año XVI de Tiberio, correspondiente al año 29 después de Cristo, por el gobernador Poncio Pilato, dirigente en el protectorado de Israel en el tiempo de Jesúsù: esto significaría que el falsificador estaba en posesión de este precioso hallazgo, que hasta donde sabemos, constituye una quimera real. (Para más informaciónhttps://www.sindone.org/pls/diocesitorino/v3_s2ew_consultazione.mostra_paginawap?id_pagina=24099 )

Pero lo más importante, el descubrimiento más sensacional y sorprendente es relacionado con la imagen en sí misma: el reparto que aparece en la hoja, no es sangre, esa es presente en algunos puntos, ni pintura, ni Otro efecto debido a la mezcla de algún líquido biológico del cuerpo con el lienzo. L'imagen de la Sábana Santa es similar a una quemadura. Para entendernos. Esto socava totalmente l'hipótesis del falsificador, ya que, al analizar las fibras del lienzo, se observa que esta quemadura no afecta a toda la sección del lienzo en la dirección longitudinal, de adentro hacia afuera, sino solo a la parte externa: como si algo del'externo has impresionado l'imagen de lo que estaba adentro. Yo diría absolutamente imposible de lograr en la Edad Media.

Aquí los científicos se han entregado avanzando propuestas dispares que, con razón, no informaremos aquí, también porqué todavía estamos en la fase de investigación: nos referiremos solo a lo que tenemos actualmente es La propuesta explicativa que encuentra un mayor consenso en el mundo científico. Se llama EFECTO CORONA: un impulso eléctrico externo muy fuerte que crea un campo eléctrico muy fuerte, produce una quema de las fibras del lienzo que es más evidente en los puntos donde el lienzo tiene huecos o protuberancias, como en el caso del Sudario, que tenía dentro un cuerpo humano. Entonces, una fuente de luz muy fuerte, que algunos grupos han reproducido obteniendo resultados similares, de afuera, has impresionado l'imagen del cuerpo a continuación. Sobre todo, además, la quemadura no continuó su camino, porqué ha sido contrarrestada por algo desde dentro que se ha movido, interrumpiendo el marcado fotoeléctrico y relegándolo solo a las fibras superficiales. (para más información http://www.oratoriobeatopiergiorgiofrassati.it/oratorio/SacraSindone/TesinaSullaSindone-GuglielmoFanti.pdf)

Me detendría aquí. En el próximo artículo veremos las implicaciones científicas de estos estudios pero, sobre todo, lo que nos interesa, las implicaciones prácticas de la fe vinculada a este hecho. Solo me gustaría anticipar que nuestra fe no será nunca el resultado de una comprensión científica de algún evento prodigioso, ya sea la Resurrección misma. Refiriéndose a lo que San Pablo anuncia, hay solo una forma de entrar en la fe, y esta no es es el conocimiento práctico y científico del Evento Jesús. No son los milagros que salvan, y ni siquiera, casi seguro, la prueba científica de la Resurrección por la tela sagrada de la Sábana Santa. Salvación, conversión, l'adherencia a la verdad del hombre-Dios Cristo Jesús surgen a través de la predicación, a través de la necedad de la predicación, a través de la cual Cristo resucitado se convierte en el espíritu de vida y justificación para cada uno de nosotros. Esto no quiere desacreditar todo lo que hemos dicho hasta ahora, pero solo presentarlo en la forma correcta.

Segundo artículo. La Resurrección

“Pero alguien dirá: ¿con qué cuerpo resucitan los muertos? ¿Con qué cuerpo vendrán? Que tonteria: lo que siembras no cobra vida si no muere primero. En cuanto a lo que siembras, no siembras el cuerpo que nacerá, sino un simple grano de trigo u otro tipo "

Con estas palabras de San Pablo, relacionadas con el capítulo 15 de la primera carta a los Corintios, un capítulo hermoso, único en su tipo, dedicado por completo a la resurrección de los muertos, abrimos el nuevo artículo sobre el tema del último destino de nuestra vida. Jesús, según la carta a los Colosenses, es el πρωτότοκος, el prototipo de nuestro destino final, la resurrección que da vida: un evento que no solo nos devuelve a la vida, sino que en sí mismo constituye el comienzo de una nueva vida.

La resurrección será el sacramento eterno que todos viviremos, injertado en esa αναστασις que Jesús experimentó por primera vez. Él, nuestro pastor, nunca nos deja solos, nunca termina su trabajo de encarnación con la realidad humana, y después de haber asumido en su vida, como nos recuerda San Atanasio, todo lo que nos pertenece, excepto el pecado. (¡que de hecho es una acción antihumana!), para redimirlo con su muerte en la cruz; después de entrar en el silencio de la muerte, como nos pasará a cada uno de nosotros; Después de haber aceptado que se cierra una puerta infranqueable entre el mundo de los vivos y su cuerpo, experimenta la resurrección, se deja resucitar por el Padre, a través de la obra del Espíritu santificador, espíritu de vida, como un gesto infinito y único de amor.

¡Nada entre los tres! No es un hecho trinitario, ¡y eso es todo! No es una demostración de poder, no es la bomba atómica lanzada sobre las poblaciones pobres de Hiroshima y Nagasaki lo que puso fin a las hostilidades, causando la mayor cantidad de muertes en una sola represalia: un acto de fuerza, no humano, ¡sino demoníaco! No, la resurrección, es la suave brisa que Elijah percibe cuando se retira en la montaña, gritando y rogándole a Dios que lo ayude, es el dulce toque de la madre cuando, después de terminar el esfuerzo y la agonía del parto, toca a su criatura recién nacida. .

E incluso en esto, Jesús no quiso dejarnos solos: abre el camino de la resurrección, resucitando como las primicias de los que han muerto, porque nosotros también encontramos la misma manera preparada por Él. Esto se confirma por lo que ya hemos tratado en la anterior. artículo, en el que hemos visto un acuerdo total entre los sinópticos (Matteo, Marco y Luca) al traer de vuelta el anuncio de la Pascua en su forma original inicial, con la cual seguramente la primera comunidad de Jerusalén hizo temblar los muros, ahora viejos y abandonados por Dios, del templo sagrado Un anuncio directo, que golpea el corazón como una flecha, ουκ έστιν, αλλά ηγέρθη! Un sorprendente anuncio que cambia la vida y que llama en primera persona a participar en la alegría de la muerte finalmente ganada. Y, si recuerdas, nos hemos centrado en la interesante forma verbal,

Lejos de este pequeño espacio meditativo, para enfrentar preguntas de gramática griega, pero ciertamente es bueno detenerse por un momento para comprender el sentido de la elección estilística con la que nos llegan estas palabras salvadoras. Premisa inicial pero fundamental: todos los idiomas a lo largo de la historia han experimentado un doble proceso de transformación: por un lado, han reducido el campo semántico relacionado con las palabras, por otro, por compensación han aumentado el número de términos. Ejemplo. El hebreo antiguo, arameo, que es un dialecto, poseía unos 5400 términos para expresar la totalidad de las cosas existentes. Pueden parecer muchas, pero en realidad son un poco pequeñas si creemos que el castellano actual, del que hablamos, tiene más de 20 mil. ¡Y quién sabe cuántas palabras recibimos al hablar!

Esto implica que una palabra no significa exactamente solo y solo esa cosa, sino que es inherente a un campo semántico de palabras, que expresado en una situación específica indica esa o esa otra cosa. Aquí está la dificultad de traducir, por ejemplo, al castellano: necesitamos la palabra precisa, y solo la que nos dice lo que estamos buscando. ¡No es casualidad que sigamos aquí, después de tantos años tratando de entender dónde nació Jesús! Lucas, en el Evangelio, informa, εν τω καλύμματι! una palabra que se refiere a un campo semántico relacionado con viviendas de segunda mano, diríamos: desde el establo, a la cueva, donde Jesús también creció en Nazaret, a la habitación de las bestias que se mantuvo en la casa, y así sucesivamente.

El mismo discurso, perdón si me he estirado, se aplica al verbo. De hecho mucho más! Los griegos, sobre todo, habían desarrollado un sistema verbal tan ingenioso que, con el tiempo del verbo, también podían expresar la forma del verbo: es decir, no estaban satisfechos con expresar solo el tiempo de la acción, sino que intentaban definir simultáneamente, también como el verbo, la acción tuvo lugar, en qué pasos, con qué rapidez, con qué consecuencias. ¡Algo realmente extraordinario! Así, el tiempo presente no solo expresa una acción en el presente histórico, sino que indica que la acción es duradera y se puede imaginar en su desarrollo como una línea recta. El aoristo, que puede traducirse aproximadamente con el tiempo pasado distante, o en cualquier caso con una temporalidad pasada, indica en cambio que la acción es oportuna, o incluso momentánea.

Entonces, comencemos a juntar los hilos del discurso para comprender cuánta riqueza de significado hay detrás de esa forma verbal, ηγέρθη, el aoristo. La acción ha pasado, sí, pero es momentánea, es suya, es del hombre-Dios Cristo Jesús. Es como decir una noticia, informar algo que realmente sucedió y no algo normal que sucedió en el pasado. ¡Es el evento que cambia la historia!

En el siguiente paso veremos las implicaciones de esta elección estilística, también haciendo uso del testimonio histórico de la Sábana Santa, analizado de acuerdo con el último reconocimiento científico. No solo la belleza literaria o métrica de los versos: los evangelistas, los apóstoles, toda la comunidad cristiana informa continuamente este anuncio, y solo esto, ουτος ηγέρθη ο Χριστός, el Señor ha resucitado verdaderamente, haciendo que la acción de la resurrección viva y activa, la mano extendida de Dios el Padre hacia su Hijo, quien con el poder del Espíritu Santo, lo trae de vuelta a la vida, antes que nada viviendo. ¡Hasta la próxima!

Dios siempre tienes espacio!

10 mayo 2020
V domingo de Pascua

Hoy domingo el señor Jesús nos quiere decir dos cosas importantes:

1)VOLVERÉ Y OS LLEVARÉ CONMIGO.. 2) YO SOY EL CAMINO LA VERDAD Y LA VIDA.. Cuando Jesús dice: Yo volveré y os llevaré Conmigo se refiere a la pasión es ahí donde Jesús promete volver para buscar a los Apóstoles dónde les dice y por lo tanto nos dice a nosotros también.. "NO OS DEJARÉ SOLOS".

Por otro lado Jesús nos dice: "YO SOY EL CAMINO LA VERDAD Y LA VIDA"... Ante la curiosidad de Tomás al querer saber dónde va Jesús esa es la respuesta de Jesús ( YO SOY EL CAMINO LA VERDAD Y LA VIDA).. Muchas veces nosotros necesitamos la solución mágica por así decir, queremos saber dónde ir.. por dónde ir.. y que hacer.. La respuesta no es tan sencilla, pero debemos de tener en cuenta que el Señor se nos queda mirando y nos dice una cosa: YO SOY EL CAMINO...

Es tiempo de ponernos en oración esto nos dará paz y nos causará sensación de tranquilidad. Todo está en las manos de Dios, él no nos deja sólo, él siempre será el Camino.. En una situación normal o de Crisis, el camino es la santidad ( buscar a Dios por encima de todas las cosas) Jesús nos dice YO SOY EL CAMINO (CÉNTRATE EN MI)..

En el mundo vivimos en cierta soledad, una soledad de carácter profundo, aunque estemos rodeados de gente sin embargo podemos estar muy sólo por dentro y Jesús nos dice: "VOLVERÉ Y NO OS DEJARÉ SÓLO".. Esa es la promesa de siempre que nos hace el Señor, estar con nosotros para que no nos sintamos desamparados. Benedicto XVI decía: Nadie está más sólo que el que no cree en Dios. ( Es como vivir pero vivir sin esperanzas) Nuestra esperanza debe ser Cristo.

Aníbal Ramírez 😃

7 mayo 2020. La Resurrección de Jesús en las palabras de los evangelistas 

La resurrección de Jesús es el evento central de todos los evangelios. No solo eso. Es la resurrección de Jesús que da a luz a los apóstoles y discípulos de la Iglesia naciente, el espíritu, la fuerza para dar testimonio de la verdad del hombre-Dios llamado Jesús de Nazaret.

Sabemos bien que los Evangelios no nacen con una intención biográfica, y sería un poco incorrecto, si no difícil, rastrear los eventos históricos de Jesús basado en los hechos contados por el Evangelio. De hecho, entre los muchos filólogos y críticos literarios que se han aventurado en este tipo de investigación, no faltan los que han dejado la obra o incluso aquellos que han destacado inconsistencias obvias, cuestionando la verdad del Jesús histórico. Pero la pregunta es fácil de resolver: los evangelios no narran la vida de Jesús !

Es interesante que el primer evangelio, el de Marcos, aparezca hipotéticamente después de los años 60 d. C., incluso alguien lo remonta después de la caída del templo en Jerusalén, 72 d. C., sin embargo, es mucho tiempo. mientras tanto ¿qué ha sucedido? ¿No se escribió algo? ¿Fue transmitido oralmente? Creo que la respuesta es más simple tanto a ser buscado en la experiencia de como la primera comunidad de los cristianos había hecho de Jesús: un hombre vivo! de un hombre muerto, quizás famoso o con grandes virtudes morales, la vida está escrita, de un viviente no! Jesús está Vivo y por lo tanto no sienten la necesidad para escribir las características más destacadas de su asunto terrenal. El asunto terrenal de Jesús está todavía en progreso, su asunto terrenal somos nosotros, quienes caminamos detrás de él y lo seguimos con nuestra debilidad.

La comunidad de los primeros cristianos, la comunidad del los apóstoles , que se reúnen alrededor de la mesa donde Jesús se dió a sí mismo en pan y vino, señal del antiguo Pacto, que forma en el nuevo pacto de Amor eterno, tiene esta experiencia de Jesucristo. La experiencia del MEMORIAL, del sacramento, de lo que significa y logra la salvación. Lejos de ser una mera historia biográfica para dejar a la posteridad. Por esta razón, creo que es muy interesante ir a analizar cómo los evangelistas han personificado este anuncio de presencia en la redacción de sus evangelios, en las catequesis enviadas a sus comunidades con el objetivo de mantener viva la fe. Como vemos en la imagen a continuación, el original en griego, en el versículo 6 encontramos el Anuncio de la Resurrección de Jesús entregado a las mujeres por la boca del ángel que encuentran dentro del sepulcro.

En primer lugar, la brevedad es sorprendente y la síntesis con que se hace el anuncio a las mujeres. y la preocupación del locutor por advertir que van a testificar, no por detenerse ante el hecho de la tumba vacía que ya por sí mismo sería un acontecimiento genial. Mensaje catequético muy fuerte para la comunidad Cristiana, no para buscar señales, sino para dar testimonio de la verdad de Jesús en su vida, porque es solo asi que ellos descubrirán que Él es vivo y es entre ellos. La noticia de la Resurrección de Jesús, la noticia que cambió la historia para siempre, no está escrita en un libro, si no que es noticia que pone en marcha: es una noticia de vida que dá la vida.

Me gustaría detenerme por un momento en las pocas palabras que nos dan los evangelistas. "NO ESTÁ AQUÍ; ¡HA RESUCITADO!", Este es un resumen del anuncio que une a los tres sinópticos. Dos verbos, dos acciones. Eso sí: ninguno de ellos ve a Jesús como el protagonista y aquí viene la parte más hermosa del Anuncio de Pascua. El primer verbo, en forma negativa, se refiere a Jesús, que evidentemente, ya NO ESTÁ dentro del sepulcro, ya que las mujeres también pueden darse cuenta, pero no nos dice algo sobre Jesús: mientras que en todos los capítulos anteriores Jesús actúa, cura, habla, toca, ayuda, escucha, ama, sufre, muere, aquí solo se nos da una connotación espacio-temporal, que también es bastante evidente. Un mensaje claro, dado a las comunidades de los primeros cristianos y hoy para nosotros, quienes de los cristianos de toda la historia somos los últimos, para no detenernos en el evento en sí mismo porque una cosa nueva está ya lista: Él está vivo entre nosotros y es espíritu de vida!

Aún más interesante es la segunda parte del anuncio del que toma su nombre esta columna y también este artículo inaugural. ¡HA RESUCITADO! Aquí el misterio se profundiza porque detrás de los pliegues de una declaración tan fuerte y al mismo tiempo tan terriblemente maravillosa: un hombre ha superado la muerte y es devuelto a la vida! Esto esconde un gesto de amor del Padre hacia el Hijo, que lamentablemente se pierde en la fase de traducción. Muchos argumentan que traducir es también traicionar, ya que ninguna palabra se elimina de su contexto y se traduce a otro campo semántico, a otro idioma capaz de informar completamente el poder comunicativo de un término elegido. En este punto sobre todo. El verbo que eligen los evangelistas no es claramente el verbo resucitar, este verbo es de derivación latina, sin embargo apareció después de la mezcla del mundo romano con el Judeocristiano - resurgimiento. Un costrutto verbal más que un vierbo que no estaba presente en el idioma griego de koiné que estaba de moda en este momento.

Un poco más de paciencia y veremos más asombroso a todos, el verbo elegido no es exactamente resucitar, de hecho, egeiro traduce el verbo levantarse, despertarse al máximo, pero no volver a la vida (y mucho menos para los griegos si era concebible un retorno a la vida, en el cuerpo, aquellos que anhelaban salir del cuerpo y vieron en esto solo una prisión del alma), pero la traducción que proponemos "ha resucitado" no es perfectamente en línea con el término elegido en el original.

Al leerlo en el sentido de la traducción entendemos que Jesús después de estos días en el sepulcro, ha Resucitado. Asombroso para nosotros los hombres, que nos destruye el pecado y la muerte abre el camino a una nueva vida, en nuestra carne humana, la misma que Él redimió; pero, déjame decirte, nada extraordinario para Él que es Dios, Resucitó a otros, su cuerpo seguramente podría volver a resucitar. el original griego nos da una matiz no indiferente. Veamos cuál.

Analizando el verbo èghertè , notamos que es la forma pasiva del aoristo del verbo egeiro. Pasivo y aoristo. Para el primer término no hay problema: pasivo significa que la acción no es lograda por el sujeto pero es sufrida por el! Está muy rara esta cosa porque de la traducción "ha resucitado " parecería a primera vista que el sujeto es Jesús. En cambio, la traducción real sería "FUE RESUCITADO". ¿De quién? Bien, de Dios, del Padre. como un gesto de amor y gratitud hacia el sacrificio total e incondicional: donde Dios detuvo la mano de Abrahám sobre su hijo Isaac, él no actuó aquí y dejó totalmente su voluntad en manos de la del Hijo. En la crucifixión es el Padre que hace la voluntad del Hijo, abandonándolo al sacrificio extremo que nos da la salvación

La resurrección por lo tanto, es un gesto de amor del Padre que adora su propia sustancia divina, que ve en esa encarnación salvífica, su imagen, la huella de su propia sustancia. En el próximo artículo continuaremos analizando el misterio del amor contenido en esta pequeña palabra, èghertè , mientras tanto, ¡gracias por leer!

Domingo, 26 de Abril 2020- III de Pascua

Jesús les explica las escrituras a los dos discípulos de Emaús, como su pasión ya estaba predecida en el Antiguo Testamento, de alguna forma Jesús intenta decir que su pasión forma parte del PLAN DE DIOS, que el sufrimiento que él ha tenido que atraversar no es una casualidad, si no una “DIOSidencia” (Dios hace que las cosas coincidan). Hay veces que vemos tan corto todo y no vemos el paisaje general. Jesús habla de la necesidad de la Cruz para nuestra salvación, y de como su sufrimiento del plan de Dios para salvarnos a nosotros. Porque el sufrimiento? El sufrimiento ayuda a nuestra maduración. Tantas veces hemos creado una sociedad infantil por querer ahorrar el sufrimiento.  (...continua mas abajo)

Evangelio de los discipulos de Emaus

El les dijo: «¡Oh insensatos y tardos de corazón para creer todo lo que dijeron los profetas!. ¿No era necesario que el Cristo padeciera eso y entrara así en su gloria?» Y, empezando por Moisés y continuando por todos los profetas, les explicó lo que había sobre él en todas las Escrituras. Al acercarse al pueblo a donde iban, él hizo ademán de seguir adelante. Pero ellos le forzaron diciéndole:

«Quédate con nosotros, porque atardece y el día ya ha declinado.» Y entró a quedarse con ellos. Y sucedió que, cuando se puso a la mesa con ellos, tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo iba dando. Entonces se les abrieron los ojos y le reconocieron, pero él desapareció de su lado. Se dijeron uno a otro: «¿No estaba ardiendo nuestro corazón dentro de nosotros cuando nos hablaba en el camino y nos explicaba las Escrituras?»

(....) Desde la fe, el sufrimiento es como un aire impetuoso (un viento), sin nuestra fe es como una pequeña llama, viene el viento del sufrimiento y la apaga. Y si tu fe es grande (como una fogata) el viento soplará y no la apagará. El sufrimiento no apagará la fe, la va acrecentar. No hay que preguntarse, donde está Dios? Si no que, dónde estamos nosotros? Pidamos a Dios que atraves del sufrimiento ablande nuestro corazón duro y así romper nuestras barreras con luz, con vida, con alegría como los dos discípulos de Emaús. Nos encontraremos con el RESUCITADO.

Aníbal Ramírez 😃